Un tipo me habló de mediación: Entrevista a José Cabeza, guionista

entrevista con jose cabeza

UN TIPO ME HABLÓ DE MEDIACIÓN

ATENCIÓN: En esta entrevista se desvelan partes importantes de la película

ENTREVISTA A JOSÉ CABEZA, GUIONISTA

José Cabeza, Co-Guionista de la película “7 años”, primera producción española de Netflix, que en su argumento desarrolla una mediación, se toma un café con nosotros en Madrid y nos explica de donde surge la idea de este maravilloso guion.

Muchas gracias por concedernos esta entrevista y gracias por su aportación a la cultura de la paz.

Hemos observado, que la figura mediador que refleja la película se asemeja a la realidad, pero no el asunto sobre el que trata la mediación, que ya sabemos que estamos ante una ficción. Lo importante es que, gracias a su trabajo, se conoce más este modelo de resolución de conflictos.

M.B¿CONOCIAS LA MEDIACIÓN?

J.C: Yo hice un curso de conflictos, entonces allí un tipo me habló de mediación y del cuento de la naranja, y me lo contó por primera vez.

M.B: Una naranja deliciosa…que me llamó la atención

J.C: Sí, sí, es que me lo contó así, bueno está un poquito más dramatizado, pero me acuerdo del conflicto de la naranja. Para intentar representar eso, que hablando puedes llegar a concluir que la gente, aunque cree que persigue cosas diferentes, a veces perseguimos las mismas cosas y no nos damos cuenta; porque hay como una densa niebla entre los seres humanos que no nos deja ver nada. Piensa que hay veces que hay una niebla tan densa que no puedes ver ni tu propia mano, pues eso es la mediación. M.B lo que te deja ver la mano..

En ese curso dimos un poco el tema de la mediación y luego ya, contacté con otro mediador que se llama Emilio Navas (M.B. un referente en mediación), tuve con él varias entrevistas personales, muy divertidas, porque es un argentino muy desprejuiciado del ser humano, lo que me parece muy interesante. Me parece que los mediadores tienen que tener ese punto de desprejucialización, de no juzgar.

Cuando empiezas a leer cosas de la mediación, pone que no hay que juzgar, que no hay que estar de ninguna parte, pero yo voy a lo profundo, de no considerarte mejor ser humano que las personas que están ahí contigo. Sea lo que sea que están haciendo esas personas, puede ser algo terrible, han cometido un error “shakespiriano” tremendo, pero tú puedes ser esas personas, y en la medida que tú consideras que puedes ser esas personas, tienes una visión diferente, que te ayuda a saber las palabras que tienes que utilizar, porque cualquier palabra se va a interpretar como un tiro, de hecho lo intento representar allí, cualquier palabra es una sospecha, pero también puede ser una caricia o un puente. Y depende de la que tú eliges en ese momento, para eso hay que ir a lo profundo.

Ése es el mediador: el ser invisible visible. 

Porque algunas teorías de la mediación dicen que el mediador no participa, ¿cómo que no participa? No es parte importante, pero es fundamental porque es el que coge a los dos para que no se caigan y no se vayan. El mediador tiene que hacerse presente y  esto me fascina. 

M.B¿ESTO RESPONDE A POR QUÉ ELEGIÓ LA MEDIACIÓN?

J.C La verdad es que esta historia yo la pensé con un personaje que se iba a quitar la vida, se llama “el club de los suicidas,”  y que está basada en una historia de Stevenson. Esa historia (El club de los suicidas) no iba a ningún lado, no tenía la forma, pero sabía que quería que fuese de pocos personajes, por una cuestión económica, porque no había hecho ninguna película aún, y no sé en qué punto entró la mediación. No me acuerdo, pero sí sé que tuvo que ver el curso de conflictos laborales, porque ahí vino el mediador y quedó dentro de mí. No fue inmediato: ¿y por qué no un mediador? me introducía muchos más conflictos, y un rol interesante apareció.  Y desde que apareció todo tuvo más sentido.

M.B:Y ENTONCES ¿A TRAVÉS DEL CURSO CONOCISTE LAS TÉCNICAS? PORQUE HA DADO PARA MUCHOS ANÁLISIS EN EL VISIONADO EN EL COLEGIO DE ABOGADOS DE OVIEDO.

J.C. ¿Las técnicas? Yo no conozco ninguna, no tengo ninguna. 

¿Qué es la mediación? La mediación es una conversación con buen final. (En lo profundo, ya que el mediador está un poco de lado) Me guie por el conflicto dramático, la necesidad de que el mediador participara, interrumpiera, dirigiera, creara conflicto…, pensé, si el mediador es el espectador, un tipo normal, como tú y como yo, que no está metido en ese mundo de hampones, de hampones sobrevenidos, porque antes no lo eran, pero de gente que habla en un nivel de 20 millones, ¿qué es esto?: es un pez fuera del agua. A partir de ahí empieza a interactuar. 

Recuerdo un momento en el que, hablando con Emilio Navas, me dijo ¿qué pasa si alguien quiere ir a la cárcel? Se podría dar, todavía estaba verde el guion, claro, porque no sabemos lo que quieren las personas, no sabemos lo que quieren hasta que no se lo preguntamos, incluso no lo saben ellas mismas. Es a partir de ahí de donde viene la técnica de entender todas las capas que tiene un ser humano, que quiere una cosa concreta.

M.B.¿DE DONDE VIENEN LOS PERSONAJES? Porque nosotros vemos las reacciones y son reales como en nuestras mediaciones.

J.C: Pues, la verdad, de la realidad, de intentar conocer al ser humano, porque másteres de guiones hay muchos, pero no hay máster de humanidad, un máster de sensibilidad humana, y estos son los más importantes.

Yo leo muchos guiones al año, y no hay ninguno que técnicamente no esté bien, ¿dónde está la diferencia? la diferencia está en la capacidad de inyectar vida a los personajes. 

Hay mucho trabajo y muchas versiones, ayuda del director, de los propios actores. Por ejemplo, en la parte final, cuando el personaje de Juana Acosta (Verónica) abofetea a Marcell, eso no estaba en el guion. El director Roger Gual, decide que una vez que lo tienen todo rodado, -“ya tenemos la película, chicos tranquilos ahora quiero que seáis libres que voléis, vamos a hacerla otra vez”. En ese momento Juana Acosta…¡pum! y el otro se queda así, quieto, y siguen (al final de la escena ella le pidió disculpas) pero fue el personaje de ella dominando a Juana Aosta la que decidió dar esa bofetada, y como eso hay mucho detrás de una película, no hay un único autor: está la otra guionista, Julia Fontana, está Roger Gual, el Director que también escribió, está Christian Conde, que también ayudó, está Fede Jusid, productor y músico, los actores… y el único objetivo que tiene la película es que tenga vida. En esta conseguimos que la gente vea la película, gente que no es mediadora y les gusta y entienden los conflictos.

Distribuimos los roles de los personajes para que creen un microcosmos de conflicto poderoso, lo mismo que hacen los guionistas de Gran Hermano, eligen a las personas para eso. Porque la gente juzga a través de cómo se comportan, hay ética, por qué echan o no echan a la persona, esa es su forma de hacer bien la justicia.

Hay una forma de hacer bien las cosas, la frónesis griega de Aristóteles, la buena decisión entre varias posibles… es que nunca sabes cuál es la buena decisión… en cada caso la frónesis, la prudencia, es la buena decisión, pero nunca sabes cuál exactamente porque depende de las circunstancias. 

Estos personajes, si hubieran sido prudentes, no existirían. Porque lo que hubieran tenido que hacer es decir: oye, mira, la hemos cagado todos, de una forma o de otra somos unos irresponsables y tenemos que asumir la culpa de nuestra irresponsabilidad, de nuestras acciones. De hecho en el guion y en la obra (Obra 7 años adaptada por Daniel Veronese) Verónica , el personaje dice: -vamos todos a la cárcel.

A mí cuando me preguntaban de qué iba la película, primero hice una encuesta, y decían: la codicia, la falta de lealtad,…; y cuando yo escribía, yo tenía muy claro que era la irresponsabilidad, los personajes se ponen armaduras y no se dicen lo que sienten, lo que han hecho, y esta actitud irresponsable les lleva a donde están.

M.B¿LLEGARÁ SEGUNDA PARTE? 

J.B: Con eso bromeaba, “14 años segunda parte”… No, pero me lo cogían, me decían: estamos deseándolo… (risas) es una broma.

M.B¿RECONOCIMIENTOS Y PREMIOS?

J.C: Intentamos ir a San Sebastián y no nos dejaron, pero reconocimientos sí, mucho, se ha hecho en teatro, se va a hacer en Eslovenia, se ha hecho en Méjico, en Italia, hay posibilidad de hacerlo en Inglaterra, en Grecia también, es una historia que crece, que gusta, así que nunca se sabe… M.B: ya nos gustaría que hubiera segunda parte

J.C: A mí, si me llama Netflix mañana, abro el documento y pongo 14 años, y empiezo a escribir.

M.B: SI MIRARA DESDE FUERA ¿EN QUE PAPEL SE METERÍA? 

J.C: No hay ningún personaje que sea más sensible que tú, ni más inteligente que tú, porque tú los generas.

 M.B: ¿no se le van de las manos nunca? 

J.C: Sí, siempre. Si no, no serían personajes. Son como cachorros rebeldes, como un niño de 2 años y medio, que estás tranquilamente mirando y de repente se ha ido, James Barrie (el autor de Peter Pan) decía que él lo único que hacía era seguir a los personajes. Entonces hay un punto de eso en la creación, que tú generas al personaje, pero el personaje se va y te lleva a un sitio fantástico, o no… 

¿entonces, no hay un favorito?

Sí, Luis, por esa fragilidad, es un personaje que es el más limpio de todos y termina ensuciado como los demás.

M.B: ¿QUÉ SIGNICA EL  FINAL/ACUERDO? EN EL VISIONADO DEL COLEGIO SE PLANTEARON SI HABÍA “PERSONAJES CONCHABADOS”

J.C: ¿Sabes? Hay un problema que la gente sabe demasiado de thrillers, te enfrentas a millones de personas que son expertas en thrillers, y entonces ven los personajes y como buenos visionadores de thrillers empiezan a fantasear….No. 

Federico Jusid  es el que me impulsó cuando no era nada el proyecto a seguir escribiendo,  luego enlazó Christian Conde y entre los dos fueron a Netflix. Federico, es muy amante de películas francesas de autor que no tienen tanto twist, tantos giros, no quería eso, y yo tampoco lo quería, queríamos más ser humano. Se podría haber buscado una vuelta de tuerca, un “os hemos engañado”… Había una versión que tenía un flashback, y se jugaba con eso, ¿qué pasa si el mediador estaba conchabado con alguno de ellos? Pero eso quitaba verdad a la historia y no mejoraba, aquí conseguimos defender el final, y es un final sin twist. 

Y bueno Roger Gual, que añade una escena que no es mía, no estaba en el guion, la del taxi. 

Yo me quedo con el personaje, no con el twist, con el mediador hundido, afectado. El mediador no es un carnicero, que llega ahí, coge las chuletas, las corta, se lava las manos y coge la puerta y se acabó la historia. Como mediador estás implicado emocionalmente y a lo mejor piensa, qué mierda soy, que he sacado dinero de esto, que sacado un contrato de esto, todo lo que he visto, esta destrucción de esta amistad, esta actitud miserable, estas personas van conmigo también, y he sido miserable aceptando esto. Y ese, para mí, ese, es el peso que lleva el personaje en el coche.

Al final esta historia para mí termina bien porque tiene justicia poética con los demás personajes. Hay que buscar los claro-oscuros, me acuerdo cuando hablaba con Emilio Navas sobre posibles finales, me decía, que el mediador se vaya, llegue al ascensor y cuando cierre la puerta diga -¡Sí, toma lo he conseguido! 

Yo no iba a hacer eso, pero hay un tema del mediador, que es la satisfacción de terminar, de utilidad.

M.B: NOS LLAMA LA ATENCIÓN QUE SEA NATALIA (LA ABOGADA), LA QUE LES OFRECE EL MEDIADOR. PORQUE SI BIEN DEBERÍA SER EL PROCESO NATURAL, A VECES NO ES ASÍ…¿CÓMO SE LE OCURRIÓ?

J.C: Yo no puedo hacer que uno de los cuatro personajes traiga al mediador, porque la desconfianza es máxima. 

Yo necesito que el mediador venga cuanto antes, y desde el punto de vista de la técnica dramática, es lo mejor. Que llegue neutro. Nadie duda de Natalia (la abogada). Natalia es de todos, confían en Natalia, Natalia confía en este hombre, confiamos en él y nadie duda de eso. Pero sí me contó Emilio Navas, y no lo pude meter, porque no me convenía, de las dudas que hay en una mediación, cuando un mediador de repente dice algo y una de las partes dice: -pero tú ¿con quién vas?, y acusan de que va con alguien, de que está de parte de alguien; entonces esa parte no la pude usar pero sí era consciente de cómo las acusaciones, cuando hay una mediación y no va bien, de revolverte contra el mediador y cómo el mediador tiene que parar eso.

M.B: OBSERVAMOS CÓMO IMPLICA AL MEDIADOR Y A LA VEZ LO DESCONECTAS DE LO QUE ÉL QUERRÍA, DE LO QUE SERÍA SU PARTE DE LA NARANJA.

J.C: Yo conozco lo que es el mediador, me habló Emilio Navas y entonces tuve mucho cuidado, y le pasaba las revisiones a él, para que el mediador no se manchara, por eso era muy importante para mí, cuando el mediador dice: -oye esto no se puede hacer. Esto es un chantaje-. Era muy importante, porque yo quería salvar esa figura del mediador, porque es su  neutralidad, no puede decir que bien, él quiere hacer su trabajo bien, dentro de la situación extrema que hay y entonces yo quería salvarlo. El único momento en que dejo que el mediador abandone su posición de mediador, es cuando le preguntan a él directamente y le dicen -¿tú lo harías? 

En la película está fantástico: 

(ESCENA DE LA PELICULA): El mediador se queda parado: -Por mucho menos-, dice. Fue emocionante. 

Yo vi los ensayos de la película, y cuando Manuel Morón (Actor que interpreta a José Veiga) lo decía, la gente que estaba alrededor temblaba, porque es un momento muy importante, y, si es tan importante, es porque durante toda la película se ha mantenido súper firme, y se permite ser humano y no mediador. Esa pequeña grieta es fantástica para el guion y para el personaje, porque lo humaniza.

Me pasó una cosa increíble con el mediador, cuando lo estrenamos en un cine, Gran Vía, vas viendo las reacciones de las personas que están en el cine, los chistes de Luis (Paco León actor que lo interpreta) funcionan…,pero lo que me dejó más helado fue, cuando, yo no me lo imaginé cuando lo escribía, el personaje del mediador dice: -Nos vemos el lunes-, la gente aplaudió, estalló en risas y siguió aplaudiendo mientras gritaba: bien, bien… Porque la gente está con el mediador, entiende el trabajo que ha hecho, entiende su posición, y entiende que ha ganado, que es el héroe.

M.B: Ya última pregunta. PARA FUTUROS GUIONES ¿INTRODUCIRÁ MÁS MEDIACIONES, CON CONFLICTOS DE FAMILIA, VECINALES, HERENCIAS…?

J.C: Emilio Navas tenía la ilusión de que yo hiciera una serie. Se podría hacer, pero hacer eso, para que la cojan… exige un trabajo de meses, de ver casos, de ver cómo se pueden manejar, de ver cómo crear una trama secundaria del personaje, se podría hacer pero… lleva mucho tiempo y con la incertidumbre de si podrían cogerlo o no.

M.B: Muchas gracias por todo, ojalá le volvamos a entrevistar porque esté escribiendo una serie sobre mediación…

1 comentario en “Un tipo me habló de mediación: Entrevista a José Cabeza, guionista”

  1. Mariel Sorolla

    Muy enriquecedora la entrevista…. La mirada humana del entrevistado hace más interesante la peli. Muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Abrir chat