El mediador entrevistador, entrevistado: Entrevista a José Antonio Veiga Olivares

Jose Antonio Veiga

M.B: Es de obligado cumplimento darte las gracias por este tiempo, imagino que de eso es de lo que más careces viendo todo lo que haces.

Antes de comenzar la entrevista, y como tengo la suerte de estar hablando contigo¿te importa si hablamos un poco de “Papá, ¿por qué eres mediador?”

Un libro que me han hecho pensar¿qué queremos ser gestores de conflictos o mediadores?” (Pág. 30)   ¿Por qué se reguló como mediación en lugar de gestor de resolución de conflictos?  

J.A.V: Yo te puedo decir lo que yo conozco, la idea de poner mediación y no resolución de conflictos viene porque cuando se sacó la ley, se quería que no se confundiese con conciliación, negociación, arbitraje…. En cambio, lo que nosotros siempre hemos defendido es yo quiero ser especialista en resolver conflictos, porque cuando me pongo el disfraz de mediador, tengo unas características muy concretas y me encasillo en unas cosas entonces hay otras que como mediador no puedo hacer, que haría como conciliador o negociador. Entonces en los cursos yo siempre lo digo, somos mediadores, ¿y esto se puede hacer? Sí, pero no desde la mediación sino desde otra resolución, entonces quizás en la formación sí habría que poner eso: especialista en la resolución de conflictos, da igual use lo que use, porque yo lo que quiero es resolver el conflicto.

M.B: Me sorprende describas la búsqueda de los intereses (págs. 39-40), que los mediadores vean las famosas posiciones y sepan identificar los intereses, pero los reales no los que les han indicado sus asesores legales, que por desgracia envían a sus <<clientes>>a mediación a identificar, en otro ambiente, lo que la otra parte desea, y luego usarán en otros foros, rompiendo la confidencialidad del proceso (….) Para ofrecerles lo que dice la ley lo racional, ya saben existen los juzgados. Y me sorprende por dos cosas una porque en los libros más técnicos o se hace una mención tan específica sobre las posiciones legales y dos porque el último libro que leí de mediación (El de Tomás Prieto Transformación Digital: Teletrabajo y telemediación) también lo dice.

J.A.V: Esto es algo que he defendido siempre, muchos libros técnicos los ha hecho gente que no se ha sentado a mediar nunca. ¿Qué ocurre? Que una cosa es la teoría y otra cosa es sentarme y plasmar lo que realmente has sentido y has vivido en la silla del mediador. Muchos, son grandes teóricos de la mediación, que entiendo que tienen que existir, pero no pueden hablar desde esa teoría-práctica cuando no se han sentado a mediar y te lo digo porque algunos de ellos me lo han reconocido, diciéndome <<yo al fin y al cabo no me he sentado en la silla del mediador>>. Es como si yo me pongo a hablar de un potaje asturiano y no lo he probado en la vida, me sé perfectamente la receta, pero no sé como sabe.

M.B: Es interesante esa anécdota: La sumisa, la que acepta todo de la otra y al final presenta el <<regalito>>de su abogado (Pág. 55).Porque hace reflexionar sobre cómo son y cómo se nos presentan las partes, hay que estar atentos.

J.A.V: Yo te podría contar anécdotas de todo tipo, yo tengo claro que lo que expreso es lo que vivo. Me he encontrado con situaciones en las que se ha acabado la mediación, para que veas hasta donde va, firma el acta final y les mete luego la pulla, pero en ese momento, si te das cuenta ya no estamos jurídicamente en mediación, ahora te entrego un sobre de mi abogado donde te va a citar judicialmente. Claro yo como mediador, me siento destrozado, no he conseguido nada… Incluso hay gente que lo hace antes de la firma. 

Yo en contra los abogados no tengo nada, evidentemente, de hecho, todos somos una pieza fundamental en este puzle y en este engranaje. Nos tenemos que dar cuenta que vamos todos en una misma línea y o nos encajamos todos o no saldremos adelante, pero hay abogados que éticamente juegan con la mediación muchísimo, cuando ellos en su código deontológico tienen puesto un artículo que no me sé cuál es, (Artículo 12.8 Código Deontológico de la Abogacía Española) en el que se dice que tienen que informar a sus clientes de la solución más adecuada y que hay otras maneras de resolver los conflictos. ¿Sabes como lo noto yo? En el lenguaje de las partes, porque cuando vienen asesorados, vienen con unas palabras que no se les hubiera ocurrido en la vida.

No son todos así ni muchos menos, solo un sector y contra esos van mis palabras.

Yo recuerdo que cuando salió la ley el partido socialista (me da igual el color político) llevaba en su programa que el acuerdo de mediación tuviera valor de sentencia jurídica, y yo defendí siempre que yo no quería ese poder, porque no me veo capacitado para ello. Yo no me veo capacitado para que un convenio de mediación que yo redacte tenga el mismo valor que el de un juez. Los jueces hubieran tenido que salir a la calle a defenderse por todo lo que han estudiado para una oposición para que vengan estos tíos aquí… Pero de ahí a que manipulen a que me cambien a que haya propios abogados-mediadores, que cuando llegan a un convenio, y yo repito hablo de los míos, de los demás que hagan lo que quieran,  “eso no vale para nada”… Eso no, porque sabes lo que hemos trabajado, sabes lo que cuesta llegar a un acuerdo, hasta intentamos redactar lo más parecido posible a un convenio regulador de mutuo acuerdo para ayudarles y que sólo tengan que transcribir y que vengan y digan eso de “esto no vale para nada, esto no se hace así”.

Yo conozco un abogado, que fue profesor mío, que según entras en su despacho, (quizás me lo hayas escuchado en la radio) ves a mano izquierda, el despacho jurídico con una mesa muy seria de madera y todo, y a la derecha unos sillones verdes, preciosos, encantadores… y un día me explicó: “Según vienen por aquí por el pasillo, que son 10 metros de pasillo yo ya decido a que lado les voy a mandar”. Incluso me contó, que a veces están en la segunda sesión de mediación y les dije, nos vamos al otro lado.

Hay mediadores que están o han estado en conflicto y no han pasado por mediación, se van directamente al Juzgado, media primero… ¿cómo denuncias a un compañero sin intentar la mediación? Media primero, si no te sale bien, que puede ser, ve al juzgado…pero inténtalo.

Hay un concepto equivocado por parte de algunos abogados sobre lo que es mediación, cuando he ido a Colegios Profesionales de Abogados, se me han acercado y me han dicho “No, si nosotros llevamos toda la vida mediando”…

Si es así enhorabuena, pero permítame que tenga mis dudas, claramente lo desconoce, se cree que el mediador es quien aconseja, y como sabes no es así.. si de verdad se conociera otra cosa sería”

Pero bueno hay algo positivo que es en todas las provincias es igual, lo dije en un Congreso en el Colegio de Abogados de Palencia, cuando todavía no había ni mediadores, como dice Javier Ales,: “aún estábamos en la niebla”, yo que tenía la gran suerte de moverme por toda España, a pesar de que se diga eso, no se media suerte de moverme por toda España, puedo decir que no se media igual en Asturias, que en Cataluña, Galicia o en Andalucía, cada uno tiene su carácter y somos así. Pero en todos sitios está el mismo problema, cada uno va a lo suyo, y como no nos unamos…

M.B:  Hablas de (Pág.106) 15 cosas que no debemos hacer como mediadores,  punto 6 ¿proponer acuerdos en caso de estancamiento?… ¿entre interrogantes? ¿y motivar acuerdos?

J.A.V: Yo nunca propongo acuerdos en caso de estancamiento, sí uso, lo pongo en algún artículo que no sé si está en el libro o en el blog, uso la “bomba de relojería”. Les empiezo diciendo en un caso parecido al vuestro (no se puede decir igual porque se acabó la mediación) Ellos tiraron de esta manera… en un caso que tengo entre manos sobre capitulaciones matrimoniales, han sido las propias partes las que me han dicho ¿y en un caso que hayas tenido parecido a este? Yo os puedo contar sin dar nombres, lo que ellos han hecho, en realidad es un rayo de luz para ellos.

Y también uso mucho lo de<<lo peor que te puede pasar>> y <<lo mejor que te puede pasar>>,siempre empiezo por lo peor. Es el pequeño empujoncito, muchas veces es un pseudoatasco, porque ellos lo que quieren es que sea el otro el que mueva pieza primero, si tu y yo discutimos, y hubiéramos llegado a un acuerdo, tu dirías venga tu primero, no tu, por favor tu…todo eso por las opciones que han dado de primera mano, es decir suelen aceptarlas pero modificándolas y para evitarlo les pido que lo hagan por escrito, pero hay que tener cuidado porque no todos tienen el mismo nivel de expresión escrita. Hay que saber jugar con todas las estrategias.

En otras ocasiones, te preguntan ¿y tu en mi caso que harías? Pero yo se la devuelvo siempre, con otra pregunta : Si la vida es vuestra el caso es vuestro, ¿tu que crees? Yo puedo opinar de lo que estoy viendo pero no de algo que no he vivido, habéis traído aquí un ratito de vuestra. vida, pero la vida es vuestra. Por eso os aconsejo que seáis vosotros lo que hagáis una pequeña acción.

(ATENTOS PRIMICIA)

J.A.V: Hay una técnica que estoy utilizando ahora: “técnica con una mano”. No sé si sabes que hay unos pos-it que son como una mano que tienen 5 dedos, que puedes ir cortando los dedos y planteamos 5 preguntas, una por cada dedo para que ellos la puedan ver.

-¿Por Qué? ¿Cómo? ¿Cuándo? Posibles soluciones…

M.B: Pocas personas pueden ponerse tantos apellidos, padre, profesor, coordinador de convivencia, psicopedagogo, presentador de radio, bloguero, escritor, director de postgrado, director académico, director gerente, director despacho, formador, conferenciante y todo lo que me dejo por el camino y ….

J.A.V: Todas las resumo que me encantaría: ser buena persona y mediador

M.B:¿Mediador, o todo eso con el síndrome de mediador?

J.A.V: Yo soy un enamorado de la mediación y como enamorado de la mediación lo quiero con lo bueno y con lo malo, me encantaría quitar todos los títulos y ser sólo mediador con todo lo que engloba. 

M.B: Y a raíz de eso ¿Cómo se acaba dirigiendo un postgrado del que uno era alumno?

J.A.V: Pues con mucho miedo, porque fui alumno y a los tres años acabé allí. Cuando los que estaban en la dirección  postgrado lo dejaban  les dije los errores y aciertos que veía, porque éticamente era lo que tenía que hacer y me quedé. La ilusión es imprescindible para cualquier proyecto. Hoy mi estado de Whastapp lo resume “El que quiere subir inventa la escalera”.

Yo hago las cosas despacito, me gusta ir “piano a piano”, me gustan lo que dicen los demás pero no me dejo condicionar, aunque no suene bien, porque cuando tengo un objetivo tiro a él, ejemplo el libro 6 años para sacarlo. 

M.B:¿De dónde viene el nombre del balcón del mediador?

Hace 4 años, cuando surgió la idea de hacer l programa en Radio4G Valladolid, dándole muchas vueltas a muchos nombres, me imaginaba el programa como un gran balcón desde donde se puede observar lo que ocurre en la calle, desde dónde puedes hablar y que la gente te escuche, un blanco lleno de tiestos con flores, que la gente al pasar se tenga que fijar y que mejor que un balcón para hablar, expresar, reivindicar nuestras cosas y la mejor manera también de llegar a la gente de la calle porque por muy buenos mediadores que seamos, necesitamos al ciudadano. Tenemos un gran producto, que no sabemos, de momento, vender.

M.B:¿Cuántos premios hay en tu estantería que se refieren a mediación? EL AMMI, la medalla al mérito profesional de Diario de mediación, ¿Alguno más que no esté publicado?

J.A.V: El de AMECAN (Asociación de mediadores de Cantabria). Hay uno de comidas mediadas de Toledo, que me dieron una cuchara y la tengo enmarcada. Pero creo que los premios, siempre lo digo en todos los discursos,  que no son míos son de todos los mediadores desconocidos, son de ellos porque sólo aporto su voz, porque sin ellos no estaríamos aquí. Eso no significa que no sean agradecidos, que lo son.

M.B: Después de leer tu libro, tus reflexiones a corazón abierto, me genero una pregunta ¿hay un método de mediación José Antonio Veiga que se pueda compartir e institucionalizar?

J.A.V: No me gustaría, porque no creo que tenga el poder y la capacidad. Puedo dar mi experiencia y adaptaciones… y que los demás lo usen. El libro tiene copyright porque tiene que tenerlo pero todo el material que encuentren mío es para usarlo quiero que sea libre. Te llena de orgullo que te lo digan, claro, pero no me gustaría porque Jose Antonio comete muchos errores , fallos e intento aprender de ellos ¿pero que me gustarían que alguna técnica la han aprendido de mí? Pues genial, pero no pasa nada si no lo dicen. Porque al final supone que has sembrado en alguien.

A veces me preguntan de qué escuela soy, y yo siempre contesto que de la mía, yo no quiero ser de ninguna escuela porque yo quiero coger lo bueno de la de Harvad, lo bueno de Marinés, lo que a mí me ha pasado, lo que mi experiencia me ha ido dando… lo que sí quiero es como el fontanero tener una caja de herramientas llena de muchas cosas y usar la que necesite. A lo mejor hay una pregunta que no he usado nunca pero la tengo ahí porque no sé en qué situación la voy a tener que sacar o la voy a tener que usar y eso es lo importante junto con la experiencia y el saber cada situación. Es verdad que los de la parte psicológica tenemos una pequeña ventaja, respecto a los de la parte jurista, y perdóname, vemos ciertos detalles con una anticipación, ellos nos dan mil vueltas en todo el marco jurídico y en la rapidez, por eso lo decía en el ultimo programa que los trabajadores sociales me parecen una muy buena opción, porque estudian un poco de todo.

M.B: De todas las mediaciones que has llevado a cabo cuéntame una, la que mas te haya emocionado o lo contrario

J.A.V: (silencio)… estoy haciendo memoria, de las primeras mediaciones que hice, te voy a contar dos, una que acabó mal que se veía porque entre sesión y sesión tenía que acudir la policía municipal al domicilio en la cual yo me vi incapaz de sacarles de donde estaban, era tal la incomunicación  que fue imposible y me sentí fatal y acabaron separándose, allí fue la primera vez que vi el maltrato psicológico. Me hizo mucho daño pero también aprendí mucho, no te creas nada, porque hay muchas lágrimas de cocodrilo, de hecho en el libro hay un post que habla de la caja de pañuelos de papel; la gente me ha criticado mucho, sobre todo mediados diciéndome cómo puedo tener esa frialdad de empujar la caja de pañuelos de papel y decir “ahí tienes para que te enjuagues las lágrimas”, porque creo que hay muchas lágrimas que no son verdaderas. Es como los niños que lloran que cuando no los miras se callan y miras y vuelven a llorar.

Y otra, que la hice con una chica de prácticas fue con dos personas que, en la primera sesión era  -¿me toca a mí? ¿y ahora a ti?- y le dije esto va a estallar en algún momento y así fue en la segunda sesión estalló y los dos eran alcohólicos. Ella le dijo a él -que sepas que ya no aguanto más, me miró y dijo: -que sepas que todos los días se bebe una caja de cervezas y llega a casa borracho-. Y él le dijo a ella:- ya que lo has dicho tú lo digo yo, tu te bebes una botella de ron Barceló todos los días y lo escondes en el tambor de la lavadora. Claro eso te descoloca… Necesitaba un certificado de que cuando vienen están capacitados y lo que ello implicaba, y se complica porque tenían  7 créditos bancarios, con uno pagaban otro y con un hijo de 30 y tantos años tirado en el sofá que no hacía nada. Esa me marcó muchísimo.

Otra más se me viene a la memoria, en la que jugaron conmigo. E staban sentados ahí los dos y de repente él sacó fotocopias de todos los billetes de 50€ que ella tenía de su negocio y en una parte de este, sacaba dinero negro y lo guardaba en una bolsa. Ella los iba gastando y no decía nada, en la tercera sesión, él saca las fotocopias para demostrar lo que pasaba. Pero no sólo eso, ella en una de las sesiones le suena el teléfono, (y mira que les tengo dicho que los apaguen) pero me dice: -es mi hija. Le dije: -bueno si usted quiere, conteste, y lo puso en altavoz: -Hay hija, es que estamos aquí con el mediador.. ¿Es ese señor que se cree que nos va a ayudar?…. Y yo ahí ya me pongo en mi sitio: -Me parece que has estado jugando. -He dado al altavoz sin querer… -¿sin querer? 

Esas cosas son las que te enseñan que no debes empatizar, te enseñan a que no te fíes de nada. Yo he cambiado por la mediación para lo bueno y lo malo. Soy más emocional sobre todo en las sesiones, porque me salen más a flor de piel, llegando incluso a entender infidelidades.

Una que tuve con unos niños, me recomendó un psicólogo que es mediador y era la típica pregunta de con mamá o papá,  y uno de los niños me preguntó -¿tu crees que se van a arreglar mis papás? Y yo contesté: -yo no os puedo decir, no os puedo dar la solución porque no está en mis manos. Y su respuesta: -¿y entonces por qué estamos aquí?

Ellos habían depositado en mí la confianza. Eso es una losa…. 

M.B: De eso se habla poco de cuidar al mediador.

J.A.V: Después de cada mediación, yo me quedo solo, y de hecho en el libro hay un capítulo que trata sobre eso ¿quién se preocupa del mediador? (Pág. 73)

M.B: Creo que a esta ya me has contestado pero por si acaso hay otra ¿Cuál es la pregunta más difícil que te han hecho como mediador? Creo que es la que me acabas de decir…

J.A.V: Sí, la de los niños.

M.B: ¿Qué sueños/metas te quedan por cumplir?

J.A.V: En cuanto a la mediación, que se instaure la mediación, que sea, no sé si obligatoria, pero que el ciudadano la conozca. ¿sueño de los que no se cumple? Que los mediadores fuéramos todos uno y que ganáramos todos y luego vivir única y exclusivamente de la mediación. De hecho tengo un local en Valladolid mirado, en pleno centro, y si un día me tocara la Euro millones, dejo el colegio, dejo la educación y monto mi sitio de mediación aunque no entre nadie.

M.B: Es algo que haces, y yo hacía, pero en off, tu me animaste a darle voz alta. Pero en tu caso voy a hacerlo en dos tramos, uno recomiéndanos un libro o dos de mediación de gente que conozcas y otro de gente que no conozcas. 

J.A.V: Que conozca “¿Qué le dice la liebre al soldadito de plomo? Que ya he empezado a leerlo y lo tengo dedicado. Te lo recomiendo sin haberlo terminado, por las personas que lo han escrito. Y Mediación motivacionalde Santiago Madrid. 

Y de los que no conozco: Bases para la mediación familiar de Luis Miguel Rondón, 

Fundamentos de la mediación familiar  John M Haynes., El caballero de la armadura oxidada   Robert Fisher, El arte de amar de Erich Fromm, y el niño feliz… por si tratas con niños.

M.B: Ahora voy a intentar sorprenderte un poco, le pedí a ayuda a Irene Sendín para que complementara las preguntas..

I.S: Desde un punto de vista íntimo y personal, ¿qué te ha dado la mediación?-

J.A.V: Me ha dado vida, alegría que mi sangre vuelva a correr, me ha dado conocer a un montón de gente maravillosa, gente no tan maravillosa, me ha enseñado a madurar, a gestionar los conflictos de una manera diferente, a seleccionar a las personas no, por su valía si no por interior desde un punto de vista personal.

Desde un punto de vista profesional, con mis alumnos me ha enseñado muchísimo, juego mucho con ellos, les hago ver muchas cosas, esta mañana siempre que entro les pregunto cómo estás, cómo te sientes y han sido ellos a mí quienes me lo han preguntado, son alumnos de 14 o 15 años y sin perder el rol profesor alumno, me han enseñado a valorar cada segundo de lo que vivimos 

I.S: ¿A qué has renunciado o que te ha robado la mediación?

J.A.V: Me ha robado mucha vida personal, mucha vida de familia y mucha vida profesional en otros ámbitos. Pero no me arrepiento. Me enganchó la mediación.

I.S: Viviendo lo que has vivido hasta ahora, si de repente reiniciases tu vida ¿volverías a ser mediador?

J.A.V: Probablemente….. mucho antes sin dudarlo. 

M.B: Gracias por este tiempo y por dejarme mirar dentro del balcón… 

2 comentarios en “El mediador entrevistador, entrevistado: Entrevista a José Antonio Veiga Olivares”

  1. Pingback: Papá, ¿por qué eres mediador? - Resuelve Asturias

  2. Pingback: La mediación familiar en situaciones asimétricas - Resuelve Asturias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Abrir chat